... se ha ido perdiendo progresivamente la diversidad de los cultivos para centrarse en la producción de un solo tipo.

2024-04-07

 

Patatas McDonald´s

 

Todos, en alguna ocasión, hemos comido una hamburguesa en uno de esos locales de franquicia que McDonald´s ha sembrado con gran éxito a lo largo y ancho del planeta, con mucho marketing y aplicaciones atractivas para los jóvenes. Estoy seguro, que a todos nos han deslumbrado con el sabor de sus patatas fritas, las puedes comer en cualquier país del mundo sin que cambie en nada su sabor. Una parte del truco de su sabor es la combinación de aceites y especias que se usan para feriarlas como los aceites de maíz, canola, cártamo, soja hidrogenada, además de ácido cítrico, dextrosa, sodio, pirofosfato… La otra parte es el tipo de patata, ya que McDonald´s utiliza, casi exclusivamente, un solo tipo de variedad, la llamada Russet Burbank. Esto se debe a que, para cumplir con sus estándares, el 40 % de las patatas fritas deben tener un tamaño de dos o tres pulgadas (entre 5,08 y 7,62 cm), el 40 % más de tres pulgadas y el 20 % restante, menos de dos pulgadas. La patata Russet Burbank se ajusta perfectamente a esas medidas. Por ello, grandes espacios de cultivo en todo el mundo son dedicados exclusivamente a la siembra de este monocultivo, lo que supone una amenaza para la estabilidad ecológica y la seguridad alimentaria de quienes la cultivan. En la India, por ejemplo, las nuevas políticas en agricultura han favorecido el cambio de producción de granos para la alimentación local a favor del cultivo de vegetales, aludiendo a problemas de productividad. Estas nuevas políticas incluyen la estandarización y la variabilidad del tamaño de las patatas que se cultivan en algunas partes del país. Desde ese día

se ha ido perdiendo progresivamente la diversidad de los cultivos para centrarse en la producción de un solo tipo.

Lo han adivinado, la patata Russet Burbank. Los granos pueden almacenarse por largo tiempo, pero los vegetales, cultivados por campesinos pobres sin medios para almacenarlos, se pudren rápido. Por ello se ven obligados a venderlos con premura tras cultivarlos, a pesar de que el gobierno anuncie la creación de centros de acopio que nunca llegan. Las multinacionales como McDonald´s o Pepsi.co y sus empresas intermediarias les compran la producción a precios miserables y multiplican las ganancias al procesarlas y ponerlas en la mesa de sus franquicias. Esto supone un desastre para los productores que, además, tampoco tienen acceso a los granos que antes cultivaban, por lo que sus familias caen en situaciones de extrema vulnerabilidad. Muchas organizaciones han probado los altos rendimientos de las patatas indias, pero el mismo gobierno se niega a admitirlo para justificar la introducción de variedades como la Russet Burbank y sus costosas semillas. Esto obliga a los campesinos a contraer grandes deudas, una dependencia que para las familias pobres significa verse abocadas a la inseguridad alimentaria a pesar de cultivar uno de los productos más consumidos del mundo.


 

Para dar tú opinión tienes que estar registrado.

Comments powered by CComment